• Más de la mitad de empresarios (56,3%) opinan que las patronales están obsoletas.
  • Un 70% de trabajadores y casi un 50% de empresarios considera “malo” o “regular” el papel de sus asociaciones en la negociación de la reforma laboral.
  • Dos tercios de trabajadores (66%) rechazan la reforma de las pensiones, aunque un 22% de ellos consideran que es el mejor acuerdo en el entorno actual.
Barcelona, 25 de octubre de 2011.- La mayoría de trabajadores, autónomos y empresarios españoles se sienten mal representados actualmente por las asociaciones sindicales y patronales, según se desprende del Estudio de opinión sobre el mercado laboral 2011 elaborado por InfoJobs. El informe refleja también el rechazo generalizado a la reforma de las pensiones aprobada por el Gobierno, y analiza la opinión de trabajadores y empresarios sobre el movimiento de los indignados. DESCONFIANZA GENERALIZADA EN SINDICATOS Y PATRONALES En cuanto a la aceptación de la labor actual de las organizaciones sindicales, un 70,3% de los trabajadores no se considera bien representado; entre ellos, un 19,2% señala que han perdido poder de negociación y un 51,5% se muestra todavía más crítico y opina que los sindicatos miran únicamente por sus intereses. Entre sus propios afiliados, el 48,5% no se siente representado por el sindicato al que pertenece. Aunque en menor medida que los trabajadores, la mayoría de autónomos y empresarios tampoco confía en las asociaciones patronales. Un 58,5% no se considera bien representado; entre ellos, un 18,8% cree que han perdido fuerza y un 45,3% que solo miran por sus intereses. Un 33,2% de los empresarios no se siente representado por la patronal a la que está asociado. En relación al papel concreto de las organizaciones sindicales y patronales en la negociación de las recientes reformas laborales, un 70,2% de trabajadores rechaza la labor de los sindicatos (un 39,2% lo califica “malo” y un 31%, “regular”), mientras que un 20,5% considera que ha sido “bueno”. Por su parte, un 49,3% de autónomos y empresarios tampoco se muestra satisfecho ante el papel de sus asociaciones (un 27,3% lo califica “regular” y 22%, “malo”), ante solo un 18% que lo valora como “bueno”. Pese a la desconfianza generalizada ante la labor de las asociaciones, más de la mitad de los trabajadores (53,2%) todavía considera válido el modelo de representación sindical, frente al 45,9% que lo considera caduco. Por el contrario, los autónomos y empresarios se muestran más críticos y un 56,3% cree que es necesario el cambio de modelo de representación actual. SUSPENSO A LA REFORMA DE LAS PENSIONES   El informe  también recoge la opinión de los diversos colectivos ante las reformas aprobadas por el Gobierno. La reforma de las pensiones recibe un suspenso generalizado, aunque en un porcentaje elevado se considera que es la mejor solución en la situación actual. El colectivo más contrario a las medidas gubernamentales es el de autónomos (un 50% cree que merma mucho sus derechos y un 15,8% está en contra aunque cree que es el mejor acuerdo), por delante de trabajadores por cuenta ajena (46% y 19,3%), desempleados (43,1% y 24,2%) y empresarios con menos de diez empleados a su cargo (41,7% y 22,7%). Los empresarios con más de diez empleados a su cargo son los más comprensivos con la reforma, aunque las respuestas negativas también son mayoritarias: un 28,2% la rechaza totalmente y un 26,6% está en contra pero reconoce que es la mejor solución, teniendo en cuenta la situación económica del país.. Las reformas mejor valoradas por todos los colectivos, con valoraciones medias de 7,5 a 8,5 puntos sobre 10, son las que afectan exclusivamente a mujeres (cinco años de cotización si se interrumpe la carrera profesional para cuidar a los hijos, incremento de la pensión a viudas sin otros ingresos o cotización a la Seguridad Social de las empleadas del hogar). Por el contrario, las reformas con peor valoración media son las relacionadas con el retraso de la edad de jubilación y la ampliación del periodo de cómputo para calcular la pensión, con un suspenso por parte de todos los colectivos. Un 76,8% de trabajadores considera que las reformas laborales aprobadas por el Gobierno benefician a los empresarios, mientras que la opinión de los autónomos se divide principalmente entre los que creen que benefician a los empresarios (28,9%) y los que las consideran equitativas (28,9%). Por su parte, la opinión mayoritaria entre los empresarios es que las medidas favorecen a los trabajadores (31,6%), por delante de los que las consideran equitativas (28,8%) y que favorecen a los mismos empresarios (22,7%). LOS INDIGNADOS, UN MOVIMIENTO SIN INFLUENCIA Por último, el informe recoge la opinión de trabajadores, autónomos y empresarios ante el movimiento de los indignados. La amplia mayoría de los entrevistados considera que este movimiento no puede influir en la toma de decisiones por parte de Gobierno, patronal y sindicatos en futuras reformas laborales. También de forma generalizada se considera que el movimiento perderá intensidad con el tiempo, aunque desempleados y autónomos son los que muestran mayor confianza en su continuidad.