Valoración de los datos del Servicio Público de Empleo Estatal
Barcelona, 4 de mayo de 2016.- El mercado laboral español se encamina un año más a sus mejores meses, como ha confirmado el dato del paro registrado publicado hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Los meses comprendidos entre marzo y julio son históricamente los más favorables para el empleo, gracias a la pujanza del sector turístico. El descenso del 2,04% del paro registrado en abril respecto a marzo se encuentra en línea con la tendencia de los últimos meses.
 
Pero la variación interanual del paro registrado (del -7,43%) esconde dos realidades completamente distintas: el desempleo baja mucho más entre los hombres (un -9,81%) que entre las mujeres (un -5,38%). De acuerdo con la última EPA, correspondiente al primer trimestre del año, la tasa de paro muestra tres puntos de diferencia entre hombres (19,45%) y mujeres (22,78%). 
 
No es un fenómeno nuevo: la evolución histórica del mercado laboral español muestra que el problema viene de lejos. Pero lo que sí que señalan estos últimos datos es que la tendencia de creación de empleo actual repite el mismo patrón de comportamiento y que, si no se actúa, persistirá la desigualdad entre hombres y mujeres a la hora de encontrar trabajo. 
 
Las raíces del problema son profundas, pero eso no significa que las políticas públicas sean inútiles a la hora de abordarlo: medidas de conciliación, persecución de las prácticas machistas en los procesos de selección y la promoción de una cultura igualitaria en materia laboral son algunas de las medidas que se pueden adoptar. El argumento de que ahora hay que crear empleo y sólo más adelante corregir los fallos en el empleo que se crea supone dar por bueno ese patrón. La desigualdad en el mercado laboral es un problema del pasado que persiste en el presente: sólo si se afronta ahora podrá corregirse en el futuro.